Strong Upper and Downer

Strong Upper and Downer

  • 2013
  • Tinta de máquina de escribir sobre papel
  • 167 x 178,5 cm
  • Cat. D_350
  • Adquirida en 2014
Por:
Jorge Pallarés

Esta obra pertenece a una serie de trabajos de trasfondo crítico con el mundo de la economía y la empresa que gobierna nuestra sociedad contemporánea, y que ha sido cuna y causa de la terrible crisis vivida. Una crítica soterrada, dentro del tono que utiliza Uriarte. Un decir las cosas sin querer decirlas, casi por error, con cautelas, y sin querer molestar.

El trabajo de Ignacio Uriarte, en palabras de Joanna Kleinberg, «está compuesto de efectos visuales complejos, pero de lenguaje sencillo: líneas, colores y superficies limpias». En algunos casos, sus obras remiten a las reflexiones del op art, siempre con una factura impoluta pero manual, huyendo de ayudas técnicas que facilitarían el resultado. La autoría está muy presente para alguien que llegó por casualidad, pero que llegó para quedarse.

Esta pieza está compuesta por 24 hojas de papel en las que se recoge una trama de elementos mecanografiados que el espectador, a medida que se acerca, puede reconocer como símbolos de porcentaje. Mientras que los de color negro siguen una tendencia ascendente, los rojos van descendiendo en clara y directa referencia a los mercados de valores, donde los números rojos representan habitualmente pérdidas. Una vez más, toma la iconografía propia del mundo de la empresa y, una vez más, la medida del tiempo se encuentra representada en cada uno de esos porcentajes que significan cotizaciones, puntos fijos de observación de un precio.

Jorge Pallarés

 
Por:
Beatriz Herráez
Ignacio Uriarte
Krefeld 1972

Este artista nacido en Alemania dejó su trabajo como administrativo hace unos años para dedicarse a la práctica artística aplicando en su nueva actividad el conocimiento adquirido en su ocupación previa. Esto es, empleando en sus piezas las mismas metodologías desarrolladas como oficinista, también sus rutinas laborales, en una relación evidente con el arte conceptual de los sesenta y con esa «estética administrativa» referida por historiador Benjamin Buchloh en su análisis sobre la academización de estos lenguajes. La práctica de Uriarte restaura con un humor particular un imaginario cómplice con estas formas artísticas mediante el uso del Excell, de una máquina de escribir o mediante la insistencia en el garabato como disciplina artística. Al modo del escribiente de Herman Melville, todo parece indicar que Uriarte «preferiría no hacerlo»: ni la aburrida tarea de oficinista ni las tareas del artista que busca expresarse a través de su obra. En esa meditada y estudiada inoperancia que se despliega en ambas direcciones, Uriarte consigue señalar las convenciones y las paradojas vinculadas al transcurso de la jornada laboral, así como aquellas que, en contraposición, se suelen asociar al tiempo considerado más vital de la producción del artista. Una actividad que escaparía de lo rutinario para situarse en lo excepcional, prometiendo una completa realización personal de la que Uriarte también se mantiene distante.

Ignacio Uriarte ha realizado exposiciones individuales en espacios como la Fundació Mies van der Rohe (Barcelona, 2015); el Kunstmuseum Villa Zanders (Bergisch Gladbach, Alemania, 2015); el White Space Beijing (Pekín, 2014); la Berlinische Galerie (Berlín, 2014); y el Drawing Center (Nueva York, 2013), entre otros. Su trabajo ha sido presentado regularmente en la Galería Nogueras Blanchard, con sedes en Madrid y en Barcelona.

Beatriz Herráez

 
«Hard Facts», Galería Nogueras Blanchard (Barcelona, 2013). «(UN)COMMON VALUES. Two Corporate Collections of Contemporary Art», National Bank of Belgium (Bruselas, 2022).
VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 3.