Seduzir

Seduzir

  • 2002
  • Plata en gelatina y acrílico sobre papel baritado
  • 195 x 126 cm
  • Edición Única
  • Cat. F_63
  • Adquirida en 2002
Por:
Isabel Tejeda

Seduzir (2002), de Helena Almeida, es una serie autobiográfica que está íntimamente relacionada con la muerte de su hermana, a quien recuerda «elegante y fantástica», una mujer que, durante su enfermedad no emitió una sola palabra de queja, dolor o sufrimiento, manteniéndose siempre muy bien vestida: «Cuando ella estaba enferma, yo hacía muchos dibujos y el color rojo siempre estaba presente». Los dibujos de los que habla la artista portuguesa son los bocetos de las fotografías que realizaría posteriormente.

Como suele ser común en sus imágenes, la fotografía que pertenece a la Colección Banco de España es de grandes dimensiones y en blanco y negro; revela el cuerpo de la artista sin mostrar su identidad, fragmentado y tomado desde los hombros hasta los pies. En su acto performativo, Almeida va vestida de forma elegante, con un abrigo negro hasta las rodillas, cuya punta levanta con la mano como si bailara un minué; calza zapatos de salón, símbolo de la feminidad estereotipada; sin embargo, al caminar, una extremidad, tensa, se ha despojado del calzado, que yace tirado en el suelo, y, desnudo, deja una huella roja al caminar. Esta mancha es el único punto de color de la imagen y sirve de punctum de esta. El pie, despojado de todo disfraz, manifiesta las verdaderas emociones del personaje en un rastro bermellón concebido por la artista como drama, que es pintura.

Si bien se mantiene en este trabajo la identificación que Almeida lleva a cabo desde finales de los años sesenta entre su cuerpo y su obra, en esta ocasión su ser se transmuta en otro. Con su cuerpo Helena Almeida hace suyo el dolor de la hermana perdida, se encarna en ella y metaforiza su dolor amagado. Aunque por comodidad la artista portuguesa es la modelo de sus imágenes, ha declarado en este sentido que se trata de un cuerpo representado: «[...] no soy yo. Es como si fuese otra persona. En el fondo es la búsqueda del otro, del otro que está ahí».

Isabel Tejeda

 
Por:
Roberto Díaz
Helena Almeida
Lisboa 1934 - Sintra 2018

Hija del escultor Leopoldo de Almeida (1898-1975), se licenció en Pintura por la Escola Superior de Belas-Artes de Lisboa en 1955. Pronto se convirtió en protagonista de las principales iniciativas colectivas del contexto artístico portugués, exponiendo por primera vez en solitario en 1967 en la Galeria Buchholz de Lisboa. Aquí se revelaba ya la imposibilidad de la artista de entender la pintura convencionalmente y su necesidad de explorar los límites del lienzo. Inició así un productivo juego de cuestionamiento del medio a partir de la autorrepresentación fotográfica —en colaboración estrecha con su marido, el escultor y arquitecto Artur Rosa, que realiza las fotografías—; en esta representación, planificada mediante el dibujo, la intervención plástica y una acción de carácter performativo se entrecruzan disciplinas sin que ninguna prevalezca como dominante, como en su serie de los años setenta titulada Pintura habitada, en la que nos hace reflexionar sobre las fracturas en relación a la separación entre realidad y representación y su estado en un plano virtual en el mundo de la posmodernidad.

Participó en la Bienal de São Paulo (1979), pero no fue hasta los años ochenta cuando se reconoce su obra desde el punto de vista institucional, con exposiciones monográficas como la de la Fundação Calouste Gulbenkian (Lisboa, 1983 y 1987). Representó a Portugal en la Bienal de Venecia (1982) y expuso en la Fundação Serralves (Oporto, Portugal, 1995). Sin embargo, su reconocimiento internacional apareció ligado a su lanzamiento en España en 1998, con la exposición de la Casa de América de Madrid dentro de la organización de Arco dedicada al arte portugués. A partir de ese momento se suceden las exposiciones en centros de relevancia internacional: el Centro Galego de Arte Contemporánea (Santiago de Compostela, 2000); el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (Badajoz, 2000); la Fundación Telefónica, (Madrid, 2008); la Fundação Centro Cultural de Belém (Lisboa, 2004); la Fundação Serralves (Oporto, Portugal, 2015); la Galerie nationale Jeu de Paume (París, 2016); el WIELS, Centre d'art contemporain (Bruselas, 2015-2016); y sus participaciones en la bienales de Sídney (2004) y Venecia (2005), entre otras.

Roberto Díaz

 
«Tela rosa para vestir», Fundación Telefónica (Madrid, 2008-2009). «De Goya a nuestros días. Miradas a la Colección Banco de España», Musée Mohammed VI d'Art Moderne et Contemporain (Rabat, 2017-2018). «(UN)COMMON VALUES. Two Corporate Collections of Contemporary Art», National Bank of Belgium (Bruselas, 2022).
VV.AA., Tela rosa para vestir, Madrid, Fundación Telefónica, 2008. Yolanda Romero e Isabel Tejeda, De Goya a nuestros días. Miradas a la Colección Banco de España, Madrid y Rabat, AECID y FMN, 2017. VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 2.