Reloj de sobremesa inglés bracket

Reloj de sobremesa inglés bracket

  • c. 1720
  • Madera de caoba y bronce dorado
  • 65 x 42 x 27 cm
  • Cat. R_59
  • Adquirida por el Banco Nacional de San Carlos en 1783
  • Observaciones: Escuela inglesa
Por:
Amelia Aranda Huete

Desde el siglo XVII, el reloj de sobremesa inglés fue el tipo de reloj más admirado y solicitado por la clientela culta y adinerada. Conocido en España como bracket, en su origen era un reloj transportable colocado sobre una repisa suspendida en la pared. Poco después de su invención, por su peso, se colocó encima de una consola. Al presentarse exento, se instaló una puerta de cristal en la parte posterior para contemplar la exquisita decoración de la platina trasera. Por lo general, estas platinas estaban decoradas con motivos vegetales, cartelas, pájaros, etc., cincelados a buril en el metal. También se grababa en ella el nombre del autor. El perfil primitivo de las cajas, de líneas cuadradas, evolucionó pronto y se remató con un copete en forma de canasto, que adoptaría forma de campana a partir de 1720.

La esfera, al principio, era cuadrada, pero los adelantos técnicos obligaron a incorporar en la parte superior un arco que permitía colocar diales auxiliares. Estas esferas solían encargarse a los plateros, que cincelaban a buril las cifras horarias y las esmaltaban en negro. La abertura de un sector curvo en la esfera permitía observar un pequeño péndulo en los ejemplares que carecían de segundero.

El mecanismo está alojado entre dos gruesas platinas. La fuerza motriz es una combinación de cubo y caracol que permite regular la tensión de la cuerda. El cubo aloja el muelle o cuerda, y el caracol es un cono acanalado en espiral que la tensa. Cuando el muelle pierde tensión por la marcha del reloj, el caracol sujeta la cuerda que envuelve al cubo. El escape transforma el movimiento giratorio en un movimiento de vaivén que oscila según el movimiento del péndulo. El mecanismo de los primeros relojes incorporaba a veces mecanismo de repetición, que daba las horas y los cuartos por unas campanas auxiliares, tirando de una cuerda situada a un lado de la caja.

La importancia de este reloj radica en el autor de la maquinaria y en los datos documentales custodiados en el archivo histórico del Banco de España. Está documentado en 1783. El 7 de junio de ese año, Julián Martínez reconoce que ha recibido de Pedro Bernardo Casamayor 1500 reales por una péndola real. El autor del reloj era Windmills y estaba destinado a decorar el edificio que ocupaba el Banco Nacional de San Carlos en la calle de la Luna.

La caja está fabricada en madera de caoba y es de líneas sencillas y perfil rectangular. Se remata en un copete en forma de campana decorado en la parte superior con una piña, y bellotas en las cuatro esquinas. La peana escalonada imita la madera de ébano y se apoya en cuatro patas de bronce dorado, como los frutos del copete.

La puerta de cristal, con cerradura, protege y permite ver la esfera de bronce dorado cuadrada con arco en la parte superior. El dial horario es de plata dorada, con números romanos para las horas y árabes para los minutos, de cinco en cinco, todos policromados en negro. El interior del dial es de metal, decorado con picado de lustre. Flanqueando la cifra VI, la firma del autor: Windmills/London. Sobre ella, una ventana cuadrangular permite observar el calendario. A través de una abertura longitudinal encima del cañón de las agujas se aprecia el movimiento del pendolín. En el arco de la parte superior, un dial auxiliar para la sonería: Strike/Silent. El resto de la esfera está decorada con placas aplicadas de metal dorado y calado que representan motivos vegetales y rostros femeninos. Completan la esfera el cañón de las agujas y tres bocallaves. Las agujas son de metal pavonado.

En las paredes laterales y trasera se colocaron ventanas acristaladas para observar la máquina y la platina del reloj. Esta platina, de bronce dorado, presenta bellos motivos vegetales cincelados que envuelven la firma del autor Windmills/London. Desde 1734, la Compañía de Relojeros Ingleses estableció que todas las platinas traseras debían estar firmadas para evitar fraudes y falsificaciones por parte de la relojería europea.

La máquina inglesa, con tres trenes, está protegida por platinas rectangulares y pilares en los laterales. El tren de movimiento es un motor de resorte que mantiene el reloj en marcha durante ocho días. El órgano regulador es un sistema de caracol (fusée) y cuerda unido a un escape de áncora que da movimiento al péndulo. El tren de sonería es de cuartos y medias por caracol, sistema de sierra y campana. Dispone además de un carillón de seis campanas.

Es curiosa la ausencia de asas habituales en estos relojes, bien en el copete o en las paredes laterales, que permitían trasladar el reloj de un lugar a otro.

Amelia Aranda Huete

 
Por:
Amelia Aranda Huete
Thomas Windmills
Londres 1672 - Londres 1737

Thomas Windmills, relojero inglés, era hijo del también relojero Joseph Windmills (activo desde 1671 a 1723). Thomas debió nacer hacia 1672 pues inició su aprendizaje en enero de 1686 en el taller familiar. Ingresó en la Clockmakers’ Company en 1695. En diciembre de 1696 recibió en su obrador a su primer aprendiz. Fue nombrado maestro en 1719. Heredó el taller familiar de Tower Street y trabajó en él desde 1719 a 1737. Se asoció con Thomas Bennet hacia 1725. Fue el  responsable del mantenimiento del reloj de la Torre de Londres. Falleció el 23 de mayo de 1737.

Amelia Aranda Huete

 
«2328 reales de vellón. Goya y los orígenes de la Colección Banco de España», Banco de España (Madrid, 2021-2022).
VV.AA., 2328 reales de vellón. Goya y los orígenes de la Colección Banco de España, Madrid, Banco de España, 2021.