Poniente (Paisaje)

Poniente (Paisaje)

  • 1972
  • Óleo sobre lienzo
  • 65 x 81 cm
  • Cat. P_14
  • Adquirida en 1975
Por:
Julián Gállego Serrano, María José Alonso, Carlos Martín

La manera de entender el paisaje de Benjamín Palencia en sus últimos años responde a su actitud habitual, mezcla de lenguaje de vanguardia y tradición a la hora de escoger los enclaves y aproximaciones al tema, unidos al desenfado en el uso, violento en ocasiones, de un cromatismo liberado y encendido. Quien en su juventud se aproximara al surrealismo para ofrecer excepcionales escenas con figuras torturadas de aspecto biomórfico, vuelve en su madurez a una poética más convencional que, sin embargo, sigue corriendo la aventura de lo nuevo para redescubrir el paisaje castellano.

Los objetivos planteados por la histórica Escuela de Vallecas, en la que Palencia, Alberto Sánchez, Francisco San José y Agustín Redondela, entre otros, plantearon una nueva mirada, telúrica, al territorio mesetario, dejaron una estela indeleble en la siguiente generación de pintores. Y se diría, ante los tres paisajes de la Colección Banco de España, que el legado del Benjamín Palencia maduro tiene que ver con el recuerdo de un impulso constante, de un magisterio en torno a la reconsideración, a la vez pictórica e ideológica, del agro ibérico. En ese sentido, Palencia no parece buscar ya tanto la poética del páramo desolado, sino explorar una mirada más optimista, como la del ciprés de Atardecer en Castilla (1974) —en el que parece resonar el «mudo ciprés» de Gerardo Diego, que también situó al árbol como metáfora de la mística del campo— o en la tierra labrada que promete sus frutos en Paisaje (1967).

 
Por:
Julián Gállego Serrano, María José Alonso
Benjamín Palencia
Barrax (Albacete) 1894 - Madrid 1970

Hijo de labradores, se instaló en Madrid en 1909 y comenzó a dibujar. Concurrió al Primer Salón de Otoño con una composición simbólica de Larra y entabló amistad con Juan Ramón Jiménez, Francisco Gutiérrez Cossío, Salvador Dalí, Francisco Bores, José María de Ucelay y otros alumnos de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, en la que no estudió. En 1923 publicó el álbum de dibujos Niños, con textos de Juan Ramón Jiménez, en la editorial Índice. Viajó a París, donde trabó amistad con Pablo Picasso y Juan Gris, trabajando en la Academia de la Grand Chaumière. Participó en la I Exposición de Artistas Ibéricos y fundó con Alberto Sánchez la Escuela de Vallecas, que ejercería una notable influencia en el ambiente artístico anterior a la guerra. Expuso, en 1928, en el Museo de Arte Moderno y viajó a Italia, Reino Unido, Alemania y Estados Unidos. En 1930 expuso nuevamente en el Museo de Arte Moderno de Madrid, escribió Giotto, raíz viva de la pintura y Los Nuevos artistas españoles y expuso en la Galerie Loeb de París. Después de la guerra resurgirá la Escuela de Vallecas en el Cerro Artesa, que durará dos años y contará con discípulos como Francisco San José, Álvaro Delgado o Luis García-Ochoa. Se trasladó a Villafranca de Ávila. Obtuvo Tercera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1941 y Primera Medalla en 1943 por Vista de Toledo. Sus lienzos figuran en las antologías de la Academia Breve, que patrocinaba el Salón de los Once, de 1944 a 1946.

 
«Obras Maestras de la Colección del Banco de España», Museo de Bellas Artes de Santander (Santander, 1993). «Paisajes Esenciales», Centro de Arte y Naturaleza-Fundación Beulas (Huesca, 2007).
Alfonso E. Pérez Sánchez y Julián Gállego, Banco de España. Colección de pintura, Madrid, Banco de España, 1985. Alfonso E. Pérez Sánchez, Julián Gállego y María José Alonso, Colección de pintura del Banco de España, Madrid, Banco de España, 1988. Francisco Calvo Serraller, Obras maestras de la Colección Banco de España, Santander, Museo de Bellas Artes y Universidad Internacional Menéndez Pelayo, 1993. VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 1.