Paisaje de Gerona

Paisaje de Gerona

  • c. 1884
  • Óleo sobre lienzo
  • 75,3 x 114 cm
  • Cat. P_290
  • Adquirida en 1982
Por:
Julián Gállego Serrano, María José Alonso, Carlos Martín

El artista catalán Santiago Rusiñol realizó las dos pinturas que posee la Colección Banco de España hacia finales de la década de 1880 y principios de la siguiente. Si bien ambos cuadros están firmados, no así fechados. Sin embargo, el desarrollo creativo del pintor catalán marca que La masía pudiera haber sido realizada antes de que Rusiñol se trasladara a París en su primera estancia, en 1889, ya que esta pieza representa con claridad el gusto que la burguesía capitalina tenía hacia este tipo de paisaje, siempre ligado al asunto, a la anécdota protagonizada por uno o varios personajes. En este caso, dos mujeres en la puerta de la masía: una lava y la otra cuida de un niño pequeño. En París se dejó influir, junto a su compañero de fatigas e intereses creativos, Ramón Casas, tanto por la pintura naturalista como por el impresionismo, discursos que defendieron al alimón, junto con Enric Clarasó, en una polémica exposición que tuvo lugar en la Sala Parés en 1890 y en cuyos discursos renovadores de la pintura insistirían un año más tarde, de nuevo juntos, en el mismo espacio y en una nueva muestra. En estas dos exposiciones, que despertaron el rechazo tanto de la clientela burguesa de Barcelona como de la crítica conservadora, Casas y Rusiñol presentaron obras que esquivaban ese interés por el asunto. Un ejemplo bien podría ser Paisaje de Gerona, también sin fechar, un paisaje desnudo, pintado au plain air, de pincelada suelta e interés lumínico, un escenario casual, sin elementos climáticos ni pretendido relato; simplemente un paisaje rural gerundense en el que se aprecian múltiples signos del habitar humano: el elemento que atraviesa la obra es un camino rural entre muretes que delimitan las fincas, que deja a un lado un pajar y se adentra hacia una chopera, manteniéndose suaves las viejas colinas a lo lejos en un día aciago y tormentoso. A partir de esos años se despertará en Rusiñol su interés por los jardines, siendo habituales sus pinturas sobre los Reales Sitios de La Granja o Aranjuez, población en la que murió.

 
Por:
Julián Gállego Serrano, María José Alonso
Santiago Rusiñol
Barcelona 1860 - Aranjuez (Madrid) 1931

Nació en el seno de una familia dedicada a la industria textil, en la que trabajó hasta los veinticinco años. Discípulo de Tomás Moragas, viajó a París en 1887 con Ramón Casas, el grabador Ramón Canudas Serra, el escultor Enric Clarasó y Miguel Utrillo; allí residió durante algún tiempo, asistió a la Academia Crevec, donde fue discípulo de Puvis de Chavannes. Luego viajó a Italia y pintó en los jardines de Tívoli y Frascati. A su regreso a España se dedicó, casi con exclusividad, a pintar los jardines españoles, sobre todo a raíz de su viaje a Granada en 1897: La Granja, Mallorca, València, Barcelona y sobre todo Aranjuez. Participó en casi todas las exposiciones nacionales desde 1887 hasta 1930, en las que fue galardonado con segundas medallas en 1890 y 1895 y primeras medallas en 1908, 1912 y 1929; así como en las muestras internacionales: Universal de Barcelona (1889), Universal de Berlín (1893) y Universal de Chicago (1910). A partir de 1890 expuso casi anualmente hasta 1930 con Ramón Casas y Enric Clarasó en la Sala Parés. Personaje polifacético y amante de las artes, fue uno de los principales protagonistas en las reuniones y tertulias de Els Quatre Gats. Después de su regreso a España reunió en su casa de Sitges, denominada Cau Ferrat, una importante colección de hierros artísticos, mobiliario, esculturas y cuadros que donó a la ciudad. Escritor de novelas y obras de teatro, entre las que destacan L’auca del senyor Esteve, estrenada en 1917 con gran éxito, también escribió en periódicos como La Vanguardia y revistas como L’Esquella de la Torratxa. En el momento de su muerte se encontraba pintando los jardines de Aranjuez. Gracias a la donación de su casa y su colección, la ciudad de Sitges cuenta con el Museo de Cau Ferrat desde 1933.

 
«Obras Maestras de la Colección del Banco de España», Museo de Bellas Artes de Santander (Santander, 1993). «1898. Revisión y crítica», Centro de Cultura Castillo de Maya (Pamplona/Iruña, 1998). «El modernismo catalán. Un entusiasmo», Fundación Santander Central Hispano (Madrid, 2000). «Casas-Rusiñol. Dos visiones modernistas», Museo Carmen Thyssen (Málaga, 2014-2015).
Alfonso E. Pérez Sánchez y Julián Gállego, Banco de España. Colección de pintura, Madrid, Banco de España, 1985. Alfonso E. Pérez Sánchez, Julián Gállego y María José Alonso, Colección de pintura del Banco de España, Madrid, Banco de España, 1988. Francisco Calvo Serraller, Obras maestras de la Colección Banco de España, Santander, Museo de Bellas Artes y Universidad Internacional Menéndez Pelayo, 1993. VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 1.