LCDF XV

LCDF XV

  • 2001
  • Acero inoxidable, pintura y caucho
  • 254 x 145 x 96 cm
  • Cat. E_128
  • Adquirida en 2001
Por:
Isabel Tejeda

En LCDF XV (2001), el escultor cacereño evoca directamente un espacio imposible generado a partir de acero, en el que se aprecia el esqueleto de una silla —ubicada en el hipotético techo de la estancia— y lo que parece ser un armario sobre un escritorio. Entrelazada a la estructura sólida del metal resbalan tiras de caucho que reproducen el mismo escenario deformado por el propio efecto de la gravedad, en lo que puede considerarse una evocación de la idea de la sociedad líquida baumaniana, incapaz de recuperar el pulso al mundo contemporáneo.

Isabel Tejeda

 
Por:
Isabel Tejeda
Florentino Díaz
Fresnedoso de Ibor (Cáceres) 1954

Se formó en 1978 como grabador en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, donde reside y trabaja actualmente. A pesar de ser en esencia un artista autodidacta, su paso por los Talleres de Arte Actual del Círculo de Bellas Artes de Madrid de la mano de Albert Ràfols-Casamada, José Guerrero, Manolo Valdés, Hernández Pijuan y Antonio Saura marcaron su lenguaje artístico. Sus estancias en varias ciudades alemanas como Bremen, Hamburgo o Berlín consolidaron las poéticas de sus piezas, que sitúan al artista cacereño entre la escultura y la instalación.

Profundamente involucrado en la agenda social y afectiva de su tiempo, Díaz recurre a temas de fuerte implicación anímica para el espectador, como se demostró en su colaboración con el programa «Abierto x obras» del Matadero de Madrid (2015). En su intervención, Díaz instaló un barracón generado con material de derribo sobre el que no cesaba de llover y cuyo interior exhibía varias videoproyecciones con imágenes de vidas anónimas del siglo XX, encontradas en álbumes de mercadillo. La esencia del material pobre o de origen humilde traspasa la atención del espectador que, en la obra de Díaz, se alimenta de una iconografía directa y tremendamente poderosa, evocadora y emotiva, encerrando metáforas ácidas sobre la situación actual de la sociedad contemporánea. Los ejes constantes sobre los que gira su prolífica producción se refieren a la idea de pertenencia, al concepto de hogar y de espacio habitado (como las ciudades) en relación con la posibilidad o imposibilidad de coexistir en lugares cada vez más cambiantes y líquidos.

Florentino Díaz ha participado en numerosas exposiciones individuales. Destacan sus exhibiciones en el Espais Centre d’Art Contemporani de Girona (Girona, 1995); el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (Badajoz, 1997); el Museo de Cáceres (2001); el Museo Barjola (Gijón, 2004); y el Centro de arte Caja de Burgos (2007). Además de las muestras en solitario, Díaz ha participado en muestras y ferias de arte internacionales como Arco (Madrid, 1995- 2008), Art Chicago’96, Art Cologne (Colonia, Alemania, 2000), Zona Maco México Arte Contemporáneo (Ciudad de México, 2010 y 2011), Doméstico 2000 (Madrid, 2000), Matadero (Madrid, 2015), la Bienal de Busan (Corea del Sur, 2002) o la Bienal de Artes Plásticas de Pamplona (1999).

Isabel Tejeda

 
«Feria Internacional de Arte Contemporáneo», ARCO (Madrid, 2001).
Javier Arnaldo Alcubilla, El Cultural (El Mundo), Florentino Díaz, epítome del espacio, Madrid, El Cultural, 20/12/2000. VV.AA., Arco 01. Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Madrid, ARCO, 2001. VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 2.