Abrazo y lucha II

Abrazo y lucha II

  • 1997
  • Copia digital sobre papel laminado (Díptico)
  • 198,5 x 249 cm
  • Edición 3/3
  • Cat. F_52
  • Adquirida en 2001
Por:
Beatriz Herráez

El díptico fotográfico Abrazo y lucha II (1997) es una secuencia de imágenes en la que es posible intuir la relación que se establece entre los cuerpos de un hombre y una mujer que se aproximan y alejan en dos acciones consecutivas. Imágenes, voluntariamente desenfocadas, que retoman y amplían el interés de la artista por dos elementos centrales en su producción; la luz y la figura humana.

Si en sus instalaciones más conocidas, el «efecto» de la luz sobre los objetos —las proyecciones y sombras que la artista convierte en materiales de sus piezas— genera un universo de formas complejas y sugerentes, en Abrazo y lucha II, la luz se convierte en artífice de la desmaterialización que experimentan los cuerpos de los protagonistas. Una desintegración que da lugar a una imagen polisémica y contradictoria que traslada al espectador a la posición de un vouyeur, testigo de una situación incómoda.

En el texto de presentación de la retrospectiva de Eulàlia Valldosera en el Museo Reina Sofía, comisariada por la historiadora Nuria Enguita en el año 2009, se subrayaba la importancia adquirida por estas «manipulaciones» del cuerpo en la producción de la artista: «Colocando la posibilidad del conocimiento a través del cuerpo en el inicio y en el centro de su práctica artística, rompe con las construcciones de las identidades únicas. A partir de sí misma, de la experiencia de su cuerpo, apunta y marca los procesos y los pasos que le permitirán reconstituirse como sujeto y pensarse dentro de una relación, a la vez que aporta los enunciados y los gestos para interpretarse públicamente, en su ficción estética».

Desde sus proyectos de carácter más introspectivo, como sucede en El ombligo del mundo (1990-1991), son esos lugares del cuerpo, y su relación con el ámbito de lo privado y lo doméstico, los que ocupan una ubicación central en los dispositivos de la mirada ideados por Valldosera. Escenografías borrosas e inquietantes en las que se alude a la violencia invisible que atraviesa lo cotidiano.

Beatriz Herráez

 
Por:
Isabel Tejeda
Eulàlia Valldosera
Villafranca del Penedés (Barcelona) 1963

Se formó en los años ochenta en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, ampliando posteriormente sus estudios en Holanda. Desarrolla desde principios de la década de 1990 un trabajo multidisciplinar con la fotografía, la proyección de diapositivas, la instalación, la performance y el vídeo de una gran coherencia desde su exposición «El melic del món» (Galeria Antoni Estrany-de la Mota, Barcelona, 1991). Desde entonces ha centrado su trabajo en la deconstrucción de los estereotipos femeninos, poniendo en evidencia que se trata de asunciones y sirviéndose de su propio cuerpo y de su imagen como conexión con el resto del mundo. El deseo, la belleza del cuerpo femenino y su cosificación por la mirada masculina, la intimidad, el espacio doméstico, la construcción de la identidad o la maternidad son algunas de las cuestiones que, de forma crítica, aborda su obra, fundamentalmente en una serie de instalaciones Aparences.

En muchas de sus piezas ha utilizado objetos cotidianos, artículos de limpieza —botellas de lejía o detergente— que en la publicidad se han ligado con las mujeres por su tradicional conexión con el hogar y que se convierten en metonimias de las mismas: funcionan incluso como sombras antropomórficas, casi de forma platónica y por similitud, como cuerpos otros. Ocupan el lugar del cuerpo femenino en la representación, en el lenguaje, y se distribuyen en el espacio expositivo de tal manera que el espectador es incluido como parte de ese lugar. También en los años noventa realizó una serie de fotografías en la que su cuerpo se proyectaba sobre arquitecturas interiores, identificándose con las mismas. Para que dicha asimilación con la arquitectura se produjera, ese cuerpo aparecía incompleto, a falta de algunas de sus partes (como, por ejemplo, en Racó). A principios de la década pasada su trabajo se radicalizó desmaterializándose aún más.

Eulàlia Valldosera es Premio Nacional de Artes Plásticas (2002). En 2001 realizó una retrospectiva en la Fundació Tàpies de Barcelona, viajando al centro de arte contemporáneo Witte de With en Róterdam (Países Bajos). Ha presentado asimismo muestras individuales en el Museo Reina Sofía (Madrid, 2009) y en la Fundació Miró (Barcelona, 2013), y participado en la Manifesta 1 (Róterdam, Países Bajos, 1996); la Bienal de Estambul (1997); la Bienal de Johanesburgo (Sudáfrica, 1997); el Skulptur Projekte (Münster, Alemania, 1997); y en la Bienal de Venecia (2001).

Isabel Tejeda

 
«El abrazo», Sala Metrònom (Barcelona, 1998). «Contemporary Art from Spain», European Central Bank (Fráncfort, 2001-2002). «De Goya a nuestros días. Miradas a la Colección Banco de España», Musée Mohammed VI d'Art Moderne et Contemporain (Rabat, 2017-2018).
José María Viñuelas, Contemporary Art from Spain, Fráncfort, European Central Bank, 2001. Yolanda Romero e Isabel Tejeda, De Goya a nuestros días. Miradas a la Colección Banco de España, Madrid y Rabat, AECID y FMN, 2017. VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 3.