Yuste I

Yuste I

  • 2001
  • Copia digital sobre papel
  • 157,5 x 235,5 cm
  • Edición 1/4
  • Cat. F_64
  • Adquirida en 2002
Por:
Isabel Tejeda

En la línea de otros trabajos que entienden la naturaleza y el espacio como un paisaje cultural —pensemos en piezas de su serie En tierras extrañas—, Yuste I (2001) y Yuste II (Niebla) (2002) nos conducen a un escenario con memoria histórica que también remite al siglo XVI. En este caso al paisaje del retiro y última morada del emperador Carlos I de España tras su abdicación en su hijo Felipe II: Yuste, en la comarca de La Vera extremeña.

Hütte suele caminar kilómetros experimentando el paisaje a la búsqueda de sus fotografías. En este caso, se trata de dos planos cortos de un robledal en dos momentos distintos, irrepetibles y ya inexistentes. Enfoscado por la bruma matinal, húmedo, musgoso y con la atmósfera limpia, el robledal se desvela y oculta en un caso tras la niebla, en el otro tras sí mismo. Puntos de vista que, en todo caso, no nos sitúan en ningún momento dentro del paisaje, sino frente a él, de una manera aséptica y neutra, la de la mirada contemporánea subrayada por la ausencia de anécdotas y por la estructura vertical de los árboles que dividen en franjas la fotografía y que nos recuerdan la geometría boscosa del cuadro Escenas de La historia de Nastagio degli Onesti de Sandro Botticelli (Museo del Prado, Madrid). Solitarios y silenciosos, sin huellas visibles humanas o animales (lo humano surge como sujeto omitido en la mirada, en el paisaje como constructo cultural), Hütte realiza imágenes abiertas que muestran algo que en gran parte se mantiene oculto: «No muestro la realidad, sino fragmentos de esta».

Isabel Tejeda

 
Por:
Roberto Díaz
Axel Hütte
Essen 1951

Estudió en la Kunstakademie de Düsseldorf (1973-1981), donde tuvo como profesores a Bernd y Hilla Becher, y como compañeros a las más destacadas figuras de la renovación fotográfica de la denominada Escuela de Düsseldorf o Nueva fotografía alemana. Su obra, impulsada por la obtención de becas para estudiar en Londres y Venecia entre 1986 a 1988, se caracterizó inicialmente por el blanco y negro y el pequeño formato, y estuvo inspirada por el esencialismo de la Nueva Objetividad en paisajes urbanos donde excluye a la figura humana. Su trabajo fotográfico, desarrollado en relación al viaje, comenzó en la década de 1990 con un recorrido por el sur de Europa, con fotografías de gran formato y a color, de una perfección formal y detallismo extraordinarios que muestran imágenes paisajísticas donde se centra tanto en la arquitectura de la ciudad como en la naturaleza majestuosa y sublime; adopta la idea de disolver las dimensiones de lo humano mediante la ausencia de referentes espaciales, en masas de color, elementos y texturas que se diluyen o se repiten ad infinitum, anulando cualquier referencia toponímica o cultural. Destacan sus series Fog (1994-2003), que incluye imágenes de Suiza, España, Islandia, Alemania y Hawái; Tropics (1998-2002), con fotografías de Australia, Sudáfrica, Costa Rica o Brasil; y Night (1998-2003), en la que retoma la idea de arquitectura como paisaje a través de imágenes nocturnas de edificios de las más importantes ciudades del planeta, como París, Londres o Nueva York.

Desde su primera muestra individual en 1984 en la Galerie Konrad Fischer de Düsseldorf, su obra ha sido ampliamente difundida en importantes instituciones internacionales, entre las que destacan las celebradas en el Hamburger Kunsthalle (Hamburgo, Alemania, 1993); o el Fotomuseum Winterthur (Winterthur, Suiza, 1997). También se ha exhibido en España, con exposiciones en el Palacio de Velázquez, Museo Reina Sofía (Madrid, 2004); la Fundación César Manrique (Lanzarote, 2004); la Fundación Telefónica (Madrid, 2008); el Institut Valencià d’Art Modern (València, 2009); y el Museo San Telmo (Donostia/San Sebastián, 2014).

Roberto Díaz

 
 
VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 2.