Tierz (Huesca)

Tierz (Huesca)

  • 1985
  • Óleo sobre lienzo
  • 76 x 180 cm
  • Cat. P_381
  • Adquirida en 1988
Por:
Isabel Tejeda

Gran parte de los paisajes que a lo largo de su vida pintó el artista catalán José Beulas reflejaban la naturaleza yerma y silenciosa del sur de la provincia de Huesca, zona que conoció cuando tuvo que cumplir el servicio militar durante su juventud. Contrastaban estos campos austeros con la exuberancia de la comarca gerundense en la que nació, La Selva, lo que sin duda debió de causarle gran impresión. El pintor acabó residiendo en Huesca, donde falleció en 2017 a una avanzada edad; de hecho, fue un importante impulsor para la creación y mantenimiento del Centro de Arte y Naturaleza en Huesca (CDAN). La Colección Banco de España conserva nueve paisajes, la mayor parte de ellos, referentes a Aragón. Rastrojos (1984) es un buen ejemplo de la producción de Beulas: un paisaje de invierno, con un cielo plomizo y con el horizonte muy alto, que ofrece un pequeño detalle de la inmensidad del campo oscense. Austero, este campo de rastrojos quemados no se sale de unas gamas de color voluntariamente muy limitadas y parduzcas: grises, tierras y blancos. Como el mismo artista manifestara, «un paisaje no es la reproducción exacta de la naturaleza, sino las impresiones que han calado hondo en el alma mientras contemplabas esa naturaleza».

Isabel Tejeda

 
Por:
Roberto Díaz
José Beulas
Santa Coloma de Farnés (Girona) 1921 - Huesca 2017

El género paisajístico acapara toda la producción del pintor José Beulas. En su infancia entró en contacto con los pintores de la Escuela de Olot, cercana a su localidad natal, y comenzó su acercamiento a la pintura. A comienzos de la década de 1940 se trasladó a Huesca para realizar el servicio militar; se enamoró de su paisaje y decidió dedicarse plenamente a la pintura. En 1947 obtuvo la Beca de la Diputación de Huesca para ir a estudiar a la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde tuvo como maestro a Vázquez Díaz. En 1955 ganó la Beca para la Academia Española en Roma; permaneció en Italia durante cinco años, donde se quedó impactado por Giorgio Morandi y su concepto sobre la pintura. En 1960 regresó a Madrid y desde entonces su obra se centra en el paisaje marcado por la línea del horizonte. En 1969 fijó su lugar de trabajo en Huesca, plasmando los campos del Alto Aragón, las viñas de Cariñena y las tierras áridas de Los Monegros, sintetizando su esencia entre lo natural y lo cultural. Con el cambio de siglo, sus obras se transforman, dominadas por la luz del sol que irradia e inunda el paisaje. A comienzos de los años noventa decidió donar su colección de arte a la ciudad de Huesca, creándose el Centro de Arte y Naturaleza de la Fundación Beulas construido por Rafael Moneo e inaugurado en 2006.

Ha participado en eventos internacionales como la Bienal de Venecia (1957-1959) y, desde la década de 1960, su obra ha estado presente en galerías nacionales e internacionales de renombre. Obtuvo la Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1968. En 1988 la Diputación de Huesca le dedicó una exposición y en 1996 fue nombrado académico de honor de la Real Academia de Bellas Artes.

Roberto Díaz

 
«Beulas: Abrir horizontes», Centro de Arte y Naturaleza-Fundación Beulas (Huesca, 2009-2010).
Alfonso E. Pérez Sánchez, Julián Gállego y María José Alonso, Colección de pintura del Banco de España, Madrid, Banco de España, 1988. VV. AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, Vol. 2.