Sin título

Sin título

  • 1990
  • Óleo sobre lienzo sobre tabla
  • 16,5 x 38,3 cm
  • Cat. P_565
  • Adquirida en 1993
Por:
Frederic Montornés

Centrado en el uso del color y la voluntad de transmitir a través de una mínima alineación geométrica su tendencia hacia la búsqueda de lo esencial en la pintura, Luis Palmero es un artista cuya práctica artística, lejos de mantenerle al margen del ámbito de la emoción, le permite evocar, primero a través de un cierto aire metafísico y, posteriormente, a través de una vibrante claridad, el sosiego de la simulación de un espacio en el interior del cual habita o se desarrolla la consciencia.

Creadas entre 1990 y 2005, las diez obras de Luis Palmero que forman parte de esta colección son ejemplos representativos de su investigación en torno a la primacía del color y la forma en cuanto pilares para la determinación de lo que se podría interpretar como las notas de una melodía en un pentagrama. La suya es una obra que, centrándose en variaciones de campos de color, líneas y formas geométricas, posee el don de evocar espacios —tanto interiores como exteriores— desde la más pura esencialidad y el uso de un cromatismo plano aplicado sobre el lienzo con suave pincelada.

Las obras que realiza a partir de 2000 y que aquí están representadas por dos dípticos de la serie Indian Summer, si bien evocan un diálogo entre la sensualidad de las formas curvas y la intensidad del cromatismo con que las resuelve, denotan la madurez de un pintor que siempre encuentra la combinación más adecuada para transmitir a través del color lo que, sin duda, remite a la alegría.

Frederic Montornés

 
Por:
Frederic Montornés
Luis Palmero
La Laguna (Santa Cruz de Tenerife) 1957

Artista canario cuya pasión por el color y las alineaciones geométricas y mínimas lo llevan a investigar en torno a lo esencial que late en la pintura. Se trata de una práctica que desde el terreno de la emoción le permite evocar la simulación de espacio en el seno del cual se desarrolla la consciencia. Centrada en el estudio del color y la forma, la suya es una obra que remite al espacio desde la más pura esencialidad.

Desde que expuso en el Ateneo de La Laguna (Tenerife, 1978), la obra de Palmero se ha podido ver en muestras individuales y colectivas realizadas en España y el extranjero, entre las que destacan las individuales celebradas en el Centro de Arte La Regenta (Las Palmas) y el Centro de Arte de La Granja (Tenerife), ambas en el año 2000, la del Centro de Arte La Recova (Santa Cruz de Tenerife, 2005) o la que el Espacio Salesas de Madrid le dedicó en 2012. Entre las exposiciones colectivas de su obra destacan las del Museo Municipal de Santa Cruz de Tenerife (1983); el Instituto Español de Cultura en Viena (1985); el Colegio de Arquitectos de Tenerife (1987); el Círculo de Bellas Artes (Madrid, 1993); el Centro Atlántico de Arte Moderno (Las Palmas de Gran Canaria, 1997); o el Museo Internacional de Arte de Lanzarote (2009). Sus trabajos se encuentran en colecciones nacionales e internacionales como las del Museo Reina Sofía (Madrid), los Fondos de Arte Contemporáneo de la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Canarias, el Institut Valencià d’Art Modern (València), el Centro Atlántico de Arte Moderno (Las Palmas de Gran Canaria) y la Colección Testimoni de ”la Caixa” (Barcelona).

Frederic Montornés

 
«Escalas (1980-2020)», TEA Tenerife Espacio de las Artes (Tenerife, 2021).
VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 3.