Miguel de Torres y Ruiz de Rivera, III marqués de Matallana

Miguel de Torres y Ruiz de Rivera, III marqués de Matallana

  • 1785
  • Óleo sobre lienzo
  • 101,5 x 76 cm
  • Cat. P_162
  • Encargo al autor por el Banco Nacional de San Carlos en 1784
Por:
Alfonso Pérez Sánchez

El retratado fue director del Banco de San Carlos recién creado pero, nombrado ministro plenipotenciario cerca del serenísimo señor infante duque de Parma, en 1783, salió de Madrid para su destino italiano en junio de dicho año. Dado que el Banco había decidido disponer de los retratos de todos sus directores, fue preciso encargar el del marqués de Matallana a Parma, motivo por el cual se debe a un artista italiano: Pietro Melchiorre Ferrari, que lo ejecutó en aquella ciudad en 1785, dos años antes de su muerte. Su importe de 2200 libras fue reembolsado al marqués —que sin duda hubo de adelantarlo— en febrero de 1786, según documentación del archivo histórico del actual Banco de España, y que dio a conocer el investigador José María Sanz García.

La obra responde al tipo de retrato «ilustrado» común en Italia en esos años, del cual son reflejo en el contexto español algunos retratos debidos a Francisco de Goya. Sobre la mesa, un pliego de papel, súplica o memorial, identifica al personaje mediante el siguiente texto: «Al señor marqués de Matallana, Comendador de Fuente del Moral de la Orden de Calatrava y Ministro Plenipotenciario de S.M.C. en la Corte de Parma». Otros elementos que aportan datos sobre el retratado son la estatua de Minerva, en alusión a la inteligencia y el cultivo del saber, al igual que el libro bellamente encuadernado que sostiene en la mano izquierda, en un gesto displicente que encontramos con frecuencia en los retratos de aristócratas cultos por parte de artistas como Antoine Watteau o Pompeo Batoni, a cuya obra recuerda el tono general de este retrato. Impregnado ya de un cierto neoclasicismo, se intuye en él un atisbo del «espíritu de alta retórica» y contención moral que se dará en la plena Ilustración con la pintura de Anton Raphael Mengs o Jacques-Louis David.

En Parma, en los años en que Matallana ostenta su cargo de plenipotenciario de España, son Giuseppe Baldrighi (1723-1803) y Pietro Melchiorre Ferrari los artistas más estimados entre aquellos que cultivan el retrato entre los cenáculos cortesanos. Este último fue nombrado precisamente en 1785 retratista oficial de la corte, para la que realizó, entre otros, el retrato de Fernando I de Borbón, duque de Parma (Galleria Nazionale di Parma), en un tono más protocolario, o el hermoso y celebrado retrato del ministro Guillaume du Tillot (también en la Galleria Nazionale di Parma), una de sus obras más reconocidas y que muestra ciertas coincidencias con el del marqués de Matallana, tanto en el modo interno de traducir la mirada como en el preciso dibujo de las manos, una de las cuales sostiene, como aquí, un libro de bella encuadernación.

Comentario actualizado por Carlos Martín.

Alfonso Pérez Sánchez

 
Por:
Alfonso Pérez Sánchez
Pietro Melchiorre Ferrari
Sissa 1735 - Parma 1787

Se formó primero con su padre, Paolo, modesto pintor de devoción; más tarde, en Bolonia, consiguió ser discípulo de Vittorio Bigari. En Roma frecuentó la recién creada Academia de Bellas Artes y conoció a Giuseppe Baldrighi, que será desde entonces su verdadero maestro y guía. Obtuvo sucesivamente varios premios en los concursos de la Academia los años 1758, 1760 y 1761, siendo, por último, elegido miembro de la propia Academia y profesor de Dibujo en la misma. En 1774 fue nombrado académico de honor de la Clementina de Bolonia y, en 1785, retratista de la corte parmense, con la protección del ministro Guillaume du Tillot, de quien había hecho el retrato y cuyo palacio decoró.

Cultivó todos los géneros, marcando el paso del mundo rococó hacia un cierto necolasicismo mesurado. En el momento de su fallecimiento estaba realizando «un gran cuadro de la familia del Infante».

Fuentes y bibliografía:

Lucía Fornani Schianchi L’arte a Parma dai Farnese ai Borbone, Parma: Alfa, 1979, pp. 111-122.

Alfonso Pérez Sánchez

 
Por:
Paloma Gómez Pastor
Miguel de Torres y Ruiz de Rivera (Segovia 1738 - Madrid 1817)

Hijo de Rodrigo de Torres y Morales, I marqués de Matallana, y de Isabel Cayetana Ruiz de Rivera (México, 1704). De la primera parte de su vida se sabe muy poco; ingresó muy joven en la Orden de Calatrava y se dedicó a los negocios. Tomó parte en la creación del Banco de San Carlos en 1782, del que fue accionista y director en 1783.

Entró en la carrera diplomática en 1783 cuando fue nombrado ministro plenipotenciario en la corte de Parma; en 1790 es trasladado a Nápoles como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario. Tras una breve estancia en España, vuelve a Nápoles en 1791, donde se encuentra en una situación difícil derivada de las tensas relaciones entre los reyes de España y los de las Dos Sicilias, acrecentadas con las intrigas de la marquesa de Matallana contra la reina de Nápoles.

En 1793 solicitó licencia para España. Fue elegido embajador en Venecia en 1795, pero la marquesa de Matallana fue detenida por su implicación en el complot Malaspina, y confinada en el convento de Monterrey en Galicia. En 1796 fue desterrada a Italia con prohibición de residir con su marido mientras este desempeñara cargos oficiales.

Tras la ocupación de Venecia por las tropas francesas en 1797, marchó a Parma, desde donde rehusó la embajada de Rusia y solicitó su jubilación con el fin de reunirse con su esposa. Aceptada su dimisión, se le concedieron honores y sueldo de consejero de Estado, con la condición de vivir fuera de España. Los marqueses se quedaron varios años en Italia hasta el regreso de Fernando VII, que puso fin a su exilio. En 1814 desembarcaron en Barcelona y se instalaron en Madrid.

En 1771 se había casado con María Fernanda O’Connock y Magesie, de familia irlandesa, dama de María Luisa (1795).

Extracto de: D. Ozanam: Diccionario biográfico español, Madrid: Real Academia de la Historia, 2009-2013.

Paloma Gómez Pastor

 
«El Banco de España. Dos siglos de historia (1782-1982)», Banco de España (Madrid, 1982). «2328 reales de vellón. Goya y los orígenes de la Colección Banco de España», Banco de España (Madrid, 2021-2022).
José María Sanz García, Madrid, ¿capital del capital español? Contribución a la geografía urbana y a las funciones geoeconómicas de la Villa y Corte, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1975. VV.AA. , El Banco de España. Dos siglos de historia. 1782-1982, Madrid, Banco de España, 1982. Alfonso E. Pérez Sánchez y Julián Gállego, Banco de España. Colección de pintura, Madrid, Banco de España, 1985. Alfonso E. Pérez Sánchez, Julián Gállego y María José Alonso, Colección de pintura del Banco de España, Madrid, Banco de España, 1988. VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 1. VV.AA., 2328 reales de vellón Goya y los orígenes de la Colección Banco de España, Madrid, Banco de España, 2021.