Composición abstracta n.º 4 (Limbo)

Composición abstracta n.º 4 (Limbo)

  • 1995
  • Acrílico sobre lienzo
  • 170 x 170 cm
  • Cat. P_613
  • Adquirida en 1998
Por:
Beatriz Herráez

En el 1995, José Maldonado presentaba en la Galería Helga de Alvear, en Madrid, una exposición titulada «Limbo», término que se ha convertido en una marca que identifica su producción. Con este nombre son conocidos sus proyectos en la red www.e-limbo.org, «un e-zine de información y análisis de modos de vida actual», o  www.limboboy.com.

«Limbo» supone un paso más allá en la investigación plástica llevada a cabo por Maldonado hacia una práctica más reflexiva, preocupada por los regímenes escópicos modernos y por las teorías de la imagen. Cuestiones que estaban ya presentes en exposiciones como «El gran teatro del mundo», en la Galería Juana Mordó (Madrid, 1993), y «Cámaras hidráulicas», también en la Galería Juana Mordó (Madrid, 1992). En «Limbo» José Maldonado reproduce en la sala de exposiciones los elementos que se encuentran en el estudio, generando una réplica de su espacio de trabajo habitual. La muestra se construye en torno a un conjunto de piezas que, parafraseando a los medios de la época, «nos invitan a explorar ese momento previo a la realización de la obras en que esta, puramente ideal, queda más allá de la redención y condena que puede suponer su plasmación formal».

En una conversación mantenida por Maldonado con José Luis Brea publicada en Acción paralela 5 en el año 1995, el crítico define su producción como un espacio posible para el desarrollo de un pensamiento activo: «Hay en todos ellos una especulación sobre la coseidad del ser sujeto (y el dejar de serlo) que aparece correlativa a un cierto animismo de los objetos». En la misma publicación, otro relevante crítico, Manel Clot, concluye un texto titulado «Ficciones residentes, reflejos sónicos (cosas que nunca te dije)» que «la característica de las obras de Maldonado como acontecimientos demo se reinstala en el sentido de mostrar solo el vértice de lo inalcanzable en su totalidad, de lo incompleto, de lo imposible, y todos sus múltiples porqués: Limbo (1995), Sound System (1997), Sonado, mal soñado, desafinado, purloined (1998), M.A.L., No Baile, Blinde Zukunft, 1 x 2, Epitafio (1999)».

Beatriz Herráez

 
Por:
Beatriz Herráez
José Maldonado
Valéncia/Valencia 1962

En el año 1995, José Maldonado presentaba en la Galería Helga de Alvear, en Madrid, una exposición titulada «Limbo», término que se ha convertido en una marca que identifica su producción. Con este nombre son conocidos sus proyectos en la red www.e-limbo.org, «un e-zine de información y análisis de modos de vida actual», o  www.limboboy.org.

«Limbo» supone un paso más allá en la investigación plástica llevada a cabo por Maldonado hacia una práctica más reflexiva, preocupada por los regímenes escópicos modernos y por las teorías de la imagen. Cuestiones que estaban ya presentes en exposiciones como «El gran teatro del mundo», en la Galería Juana Mordó (Madrid, 1993), y «Cámaras hidráulicas», también en la Galería Juana Mordó (Madrid, 1992). En «Limbo» José Maldonado reproduce en la sala de exposiciones los elementos que se encuentran en el estudio, generando una réplica de su espacio de trabajo habitual. La muestra se construye en torno a un conjunto de piezas que, parafraseando a los medios de la época, «nos invitan a explorar ese momento previo a la realización de la obras en que esta, puramente ideal, queda más allá de la redención y condena que puede suponer su plasmación formal».

En una conversación mantenida por Maldonado con José Luis Brea publicada en Acción paralela 5 en el año 1995, el crítico define su producción como un espacio posible para el desarrollo de un pensamiento activo: «Hay en todos ellos una especulación sobre la coseidad del ser sujeto (y el dejar de serlo) que aparece correlativa a un cierto animismo de los objetos». En la misma publicación, otro relevante crítico, Manel Clot, concluye un texto titulado «Ficciones residentes, reflejos sónicos (cosas que nunca te dije)» que «la característica de las obras de Maldonado como acontecimientos demo se reinstala en el sentido de mostrar solo el vértice de lo inalcanzable en su totalidad, de lo incompleto, de lo imposible, y todos sus múltiples porqués: Limbo (1995), Sound System (1997), Sonado, mal soñado, desafinado, purloined (1998), M.A.L., No Baile, Blinde Zukunft, 1 x 2, Epitafio (1999)».

Beatriz Herráez

 
«Limbo», Galería Helga de Alvear (Madrid, 1996).
VV. AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, Vol. 3.