Beneath the Surface I

Beneath the Surface I

  • 1999
  • Cibachrome
  • 122 x 122 cm
  • Edición 2/3
  • Cat. F_146
  • Adquirida en 2013
Por:
Isabel Tejeda

Una primera mirada sobre estas dos fotografías del artista Willie Doherty podría hacernos pensar, si no conocemos su trabajo, que se trata de bellas imágenes de una maraña de ramas caídas rica en texturas; que el artista puede estar conectando con la idea de contemplación y paseo de artistas británicos como Hamish Fulton o Richard Long. Sin embargo, todo el sentido del trabajo cambia cuando ese escenario captado no es un territorio, sino su territorio, un lugar que se transita no tanto para obtener la experiencia del caminar, sino para reconocerlo, para resignificarlo. Se trata de un espacio en el que se vive, un lugar al que Doherty vuelve una y otra vez desde los años ochenta. Además, la interpretación de esta producción cobra más sentido si entendemos el contexto: el artista irlandés ha nacido y crecido en una zona fronteriza y en una época de fuertes conflictos nacionalistas cargados de componentes culturales y religiosos. Demasiada violencia y dolor lo rodearon desde niño — recuerda cómo lo marcó de forma traumática el llamado «Domingo sangriento»— para que la lectura de estos paisajes sean literales. Seductoras, elegantes, estas fotografías nos conducen a un rincón del bosque que, podemos sospechar, puede tener un pasado turbulento, que guarde una historia oculta. Los títulos de estas piezas parecen darnos pistas: Beneath the Surface. Bajo la superficie de las cosas podemos escarbar otros sentidos: que una rama no es solo una rama, sino el fragmento de un territorio político.

Isabel Tejeda

 
Por:
Isabel Tejeda
Willie Doherty
Derry 1959

Estudió Bellas Artes en el Ulster Polytechnic (Belfast) entre 1978 y 1981, y trabaja fundamentalmente con fotografía, vídeo e instalación.

Doherty es uno de los artistas británicos que, a mediados de los años ochenta, pusieron en cuestión el uso documental de la fotografía. Su trabajo se imbrica con el territorio geopolítico en el que se inscribe, concretamente en Derry, en la traumática frontera entre Irlanda y Reino Unido. Los conflictos nacionales y religiosos marcan su vida en esta ciudad, desde su nombre de nacimiento —posee dos, uno en gaélico y otro en inglés— hasta los barrios divididos en católicos y proirlandeses por un lado y protestantes y probritánicos por otro. Desde 1969 hasta 1972 un área de la ciudad se proclamó autónoma del Gobierno británico tras unos disturbios, período que finalizó tras el llamado «Domingo sangriento». Este especial contexto de violencia y conflictos cotidianos impregna su producción, comprometida política y socialmente.

Su entorno ha sido, de hecho, una referencia constante en su trabajo desde sus primeras fotografías en blanco y negro con textos sobreimpresos realizadas en los años ochenta. En este sentido, Doherty marca diferencias entre recodificar y representar el paisaje, eligiendo la primera opción, poniendo en evidencia que lo visible no siempre debe ser interpretado literalmente y alejándose, de esta manera, de los clichés del llamado arte político. Muchas de sus piezas se refieren a paisajes naturales con una lectura inmediata que podría conducir al trabajo de Hamish Fulton o de Richard Long (algunos de sus referentes); sin embargo, sus imágenes, generadas en un escenario en el que lo que debe decirse se enmascara, evidencian que hay toda una historia detrás. En 2010 realizó su primera filmación fuera de Irlanda, precisamente en España, una producción para la Manifesta 8 en Murcia que destripaba el mundo que se esconde en el centro de la ciudad, bajo los puentes que cruzan el río Segura.

Ha realizado exposiciones individuales en la Tate Gallery de Liverpool (Reino Unido, 1998); el Irish Museum of Modern Art (Dublín, 2002, 2012); el Kunstverein (Hamburgo, Alemania, 2007); el Prefix Institute of Contemporary Art (Toronto, Canadá, 2009); el Speed Art Museum (Louisville, Estados Unidos, 2011); el Statens Museum for Kunst (Copenhague, 2012); o la Fundação Calouste Gulbenkian (Lisboa, 2015-2016), entre otros museos. También se le han dedicado retrospectivas en el Museo de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá, 2013) y en el Museo de Derry (Irlanda del Norte, 2014). En 2007 representó a Irlanda del Norte en la Bienal de Venecia; ha participado en la Bienal de Estambul (2003); en la Bienal de São Paulo (2004); y en la Documenta 13 (Kassel, Alemania, 2012), entre otras muestras. Ha sido nominado dos veces para el Turner Prize (1994, 2003).

Isabel Tejeda

 
«(UN)COMMON VALUES. Two Corporate Collections of Contemporary Art», National Bank of Belgium (Bruselas, 2022).
VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 2.