Juan van der Hamen y León

Madrid 1596 - Madrid 1631

Por: Alfonso Pérez Sánchez

De padres flamencos, Juan van der Hamen es una figura de primer orden en el naturalismo madrileño temprano, tanto en los cuadros de naturaleza muerta, género en el cual es sin duda uno de los maestros fundamentales, como en la pintura de composición, en la que ha dejado algunos interesantes ejemplares de precoz tenebrismo, como se observa en los lienzos del convento de la Encarnación de Madrid. Como bodegonista, se han señalado a veces relaciones dudosas o poco convincentes con las naturalezas muertas flamencas, pero sus obras más maduras señalan el conocimiento y el estudio de los bodegones de Juan Sánchez Cotán; probablemente, en los de fecha más tardía, hay ya un seguro estudio del mundo italiano poscaravaggiesco a través de Juan Bautista Crescenzi en España, desde 1616, y de obras de Pietro Paolo Bonzi, presentes en colecciones españolas.

Su importancia en la evolución del género fue muy grande, y no dejó de ejercer su influencia en los artistas de las generaciones inmediatamente posteriores.