2.328 REALES DE VELLÓN

La Colección del Banco de España es fruto de la suma de varias colecciones. Su primer pilar son los fondos artísticos que atesoró el Banco de San Carlos, fundado en 1782, que ya inicia la tradición de encomendar a artistas destacados de la época la realización de retratos de los directores de la institución. Esos fondos se irían acrecentando durante las primeras décadas del siglo XIX, cuando la entidad se transforma en el Banco Español de San Fernando y, pocos años después, se fusiona con el Banco de Isabel II. Fusión de la que surgiría, ya en 1856, el Banco de España.

El patrimonio artístico que esta institución ha acumulado a lo largo de sus más de dos siglos de historia.es muy heterogéneo, incluyendo obras de pintura, dibujo, grabado, escultura y fotografía, así como un gran número de piezas vinculadas con las artes decorativas (tapices, alfombras, lámparas, mobiliario...). A través de este amplio conjunto de obras, unas con más calidad artística que otras pero todas de un indudable valor histórico, la colección recoge el testimonio del tiempo transcurrido a lo largo de toda la vida de la institución, de su papel especial como banco nacional y de los personajes más relevantes que han prestado servicio en ella.

La exposición 2.328 Reales de vellón nos brinda la oportunidad de conocer cómo se configuraron los primeros setenta y cinco años de historia de este fondo patrimonial, es decir, desde la fundación del Banco de San Carlos, en 1872, hasta el momento en el que la institución toma su actual nombre, en 1856.

Comisariada por Manuela MenaAbre en nueva ventana, que fue hasta 2019 jefa de Conservación de Pintura del Siglo XVIII y Goya del Museo Nacional del PradoAbre en nueva ventana, y Yolanda Romero, actual Conservadora del Banco de España, la muestra pone de relieve el importante papel que desempeñó el Banco de San Carlos en la gestación y primer desarrollo de la colección. Una importancia de la que se da cuenta no solo a través de la presentación de las obras pictóricas más emblemáticas pertenecientes a los fondos de esta entidad, entre las que encontramos cuadros de artistas como Francisco de Goya o Salvador Maella-, sino también de objetos y materiales de diversa índole (documentos, libros, impresos...).

En la exposición podemos ver además una amplia selección de los retratos a directores y gobernadores, miembros de la Casa Real y otros personajes vinculados con la institución que se llevaron a cabo durante el periodo histórico analizado. Retratos que realizan algunos de los artistas más relevantes de la época, como Vicente López, Federico de Madrazo, Antonio María Esquivel o José Gutiérrez de la Vega. La muestra también le dedica un apartado específico a las pinturas religiosas que se adquirieron o encargaron para el Oratorio del Banco de San Carlos, entre las que destacan La Virgen del lirio atribuida a Cornelis van Cleve o el San Carlos Borromeo dando la comunión a los apestados de Milán, del ya citado Salvador de Maella.