Bodegón de frutas y caza

Bodegón de frutas y caza

  • c. 1621
  • Óleo sobre lienzo
  • 71 x 123 cm
  • Cat. P_71
  • Adquirida en 1967
Por:
Alfonso Pérez Sánchez

Esta obra es pareja de Bodegón de cocina, firmado, lo que explica la falta de rúbrica en este, ya que es muy frecuente que de dos lienzos concebidos como conjunto solo uno de ellos lleve la firma de su autor.

En este, los elementos, la técnica y la disposición son muy característicos. El casi ritual principio de simetría, tan caro en Van der Hamen, especialmente en las obras fechadas hacia 1623, se repite aquí, como en su pareja, de modo extraordinariamente sutil, mediante un sistema de compensaciones visuales, riguroso y flexible a la vez. El especialista Stirling señaló cómo este sometimiento de la naturaleza muerta — género vulgar e inferior en la jerarquía de los géneros pictóricos del siglo XVII— a la disciplina matemática de orden y razón que implica la simetría no es más que un consciente deseo de ennoblecimiento de esta actividad, un intento de impregnarla de cierto nervio de razón y de una profundidad intelectual que la dignifique. No es extraño que Van der Hamen, tan ligado al círculo intelectual de poetas y letrados a través de su hermano Lorenzo, centrase su atención sobre ello.

Desde el punto de vista del color, cabe destacar el sutil refinamiento del contraste entre el verde brillante del frutero central, los apliques dorados y las tonalidades más cálidas de la carne y de los frutos, que hacen resonar verdes de otra gama en las hojas, las uvas y el cuenco cerámico, para mostrar así toda la maestría de Van der Hamen en esa economía cromática.

Alfonso Pérez Sánchez

 
Por:
Alfonso Pérez Sánchez
Juan van der Hamen y León
Madrid 1596 - Madrid 1631

De padres flamencos, Juan van der Hamen es una figura de primer orden en el naturalismo madrileño temprano, tanto en los cuadros de naturaleza muerta, género en el cual es sin duda uno de los maestros fundamentales, como en la pintura de composición, en la que ha dejado algunos interesantes ejemplares de precoz tenebrismo, como se observa en los lienzos del convento de la Encarnación de Madrid. Como bodegonista, se han señalado a veces relaciones dudosas o poco convincentes con las naturalezas muertas flamencas, pero sus obras más maduras señalan el conocimiento y el estudio de los bodegones de Juan Sánchez Cotán; probablemente, en los de fecha más tardía, hay ya un seguro estudio del mundo italiano poscaravaggiesco a través de Juan Bautista Crescenzi en España, desde 1616, y de obras de Pietro Paolo Bonzi, presentes en colecciones españolas.

Su importancia en la evolución del género fue muy grande, y no dejó de ejercer su influencia en los artistas de las generaciones inmediatamente posteriores.

Alfonso Pérez Sánchez

 
«El bodegón español del siglo XVI a Goya», Sala de Exposiciones del Ministerio de Cultura (Madrid, 1983-1984). «Pintura española de bodegones y floreros de 1600 a Goya», Biblioteca Nacional de España (Madrid, 1983-1984). «Goya. His Time and the Bank of San Carlos. Paintings from the Banco de España», Board of Governors of the Federal Reserve System (Washington D.C., 1998).
Félix Luis Baldasano de Llanos, Banco de España: una visita a la planta noble del edificio de Madrid, Barcelona, Pauta, 1970. Joan Ramón Triado, Estudios Pro-Arte, «Juan van der Hamen, bodegonista», Barcelona, Patronato Pro Arte de la Fundación General Mediterránea, 1975, nº1. Alfonso E. Pérez Sánchez, Pintura española de bodegones y floreros de 1600 a Goya, Madrid, Ministerio de Cultura, 1983. Alfonso E. Pérez Sánchez y Julián Gállego, Banco de España. Colección de pintura, Madrid, Banco de España, 1985. Alfonso E. Pérez Sánchez, Julián Gállego y María José Alonso, Colección de pintura del Banco de España, Madrid, Banco de España, 1988. VV.AA., Goya. His Time and the Bank of San Carlos. Paintings from the Banco de España, Washington D.C., Board of Governors of the Federal Reserve System, 1998. VV.AA., Colección Banco de España. Catálogo razonado, Madrid, Banco de España, 2019, vol. 1.